Hasta siempre Comandante, José Martí, Nuestra Historia

Galería Martí y Fidel: dos hombres y una Cuba

Entregar su vida por los proyectos revolucionarios fue un rasgo común de estos grandes hombres…

Por: Rosmely Alvariño Alvarez

Martí y Fidel: dos hombres y una Cuba
José Martí siempre ha estado en Fidel Castro (Radio Cubana)
  • José Julián Martí Pérez : (La Habana, 28 de enero de 1853 – Dos Ríos, 19 de mayo de 1895) Héroe Nacional de Cuba. Cubano de proyección universal que se convirtió en el más grande pensador político hispanoamericano del siglo XIX. Sus poemas, epistolario, artículos periodísticosy discursos lo sitúan como un intelectual de vasta cultura.
  • Fidel Castro Ruz: (Holguín, 13 de agosto de 1926- La Habana, 25 de noviembre de 2016) Líder histórico de la Revolución Cubana. Dirigió personalmete el Asalto al Cuartel Moncada y el proceso revolucionario que comenzó con el desembarco del Granma y aún hoy continúa. A lo largo de los años de ésta ha impulsado y dirigido la lucha del pueblo cubano por la consolidación del proceso revo­lucionario, su avance hacia el Socialismo, la unidad de las fuerzas revolucionarias y de todo el pueblo, las transformaciones económicas y sociales del país, el desarrollo de la educación, la salud, el deporte, la cultura y la ciencia, así como el enfrentamiento de las agresiones externas y la conducción de una activa política exterior de principios.

Traigo en el corazón las doctrinas del Maestro, Fidel Castro

José Martí siempre ha estado en Fidel Castro. Encontrar coincidencias en su pensamiento y acción es sin dudas un ejercicio enriquecedor y una fuente inigualable de valores humanos. Entregar su vida por los proyectos revolucionarios fue un rasgo común de estos grandes hombres.

Cuando solo restan  tres días para celebrar en toda Cuba el aniversario 164 del natalicio de nuestro Apóstol, tuvo lugar la conferencia Martí en la esencia patriótica del pensamiento y la práctica revolucionaria de Fidel Castro Ruz en la Casa del Alba Cultural de La Habana, impartida por el Doctor en Ciencias Históricas, Mario Mencía Cobas.

Con un llamado a la reflexión del ideario martiano y al paralelismo de la esencia ideológica y estratégica en Martí y Fidel dio inicio el encuentro, cuyas palabras introductorias estuvieron a cargo del Doctor Eugenio Suárez Pérez, director de la Oficina de Asuntos Históricos del Consejo de Estado.

“En Fidel Castro, cumbre de la juventud del centenario martiano, culmina la personificación simbólica de la práctica y el pensamiento político de vanguardia en el proceso revolucionario cubano”, dijo Mencías Cobas al iniciar el debate.

Para el también Premio Nacional de Historia 2011, en Fidel se aúnan rasgos culturales y éticos de de los grandes líderes y combatientes de nuestras gestas independentistas. “El pensamiento de Martí, la disposición de Céspedes, el machete de Maceo, la entrega de Agramonte, la fuerza de Gómez”, aseguró.

En La Historia me Absolverá, Fidel retoma reiteradamente frases del Apóstol para denunciar los crímenes horrendos de la tiranía y explicar los proyectos sociales del grupo que encabezaba, pues sus ideas lo llevaron a la lucha insurreccional contra Fulgencio Batista y tras el triunfo revolucionario a poner en práctica una política de justicia social sustentada en el ideario martiano.

En este sentido el periodista y profesor titular de la Universidad de La Habana explicó en su intervención que el programa revolucionario expuesto en su alegato de autodefensa, constituye  una verdadera guía de incuestionable impronta martiana para alcanzar la república diseñada desde el siglo XIX.

Muestra de la raíz martiana del proceso revolucionario cubano dio el propio Fidel cuando tras el triunfo del 1ro de enero y comenzar la obra de transformaciones hacia la justicia social, expresó durante un discurso en 1960: “¡Al fin, Maestro, tu Cuba que soñaste, está siendo convertida en realidad!”

Según Mencía Cobas,  el sentido de la moral, de la dignidad humana, del camino de servicio que se ha de emprender en la vida frente a los apetitos materiales, de poder, y las vanidades de la gloria, son probablemente los elementos esenciales asumidos de Martí por Fidel.

Recordó también una frase de Fidel en 1955, como prueba de su adscripción plena a la ética martiana:   “Eduqué mi mente en el pensamiento martiano que predica el amor y no el odio”.

Es Fidel un continuador incansable del amor que proclamara Martí  a los seres humanos y a su vida digna. No es por tanto casualidad que después de la desaparición física del líder histórico de la Revolución Cubana, sus restos mortales descansen junto a los del Héroe Nacional de Cuba, de quien dijo: “Es el Apóstol el guía de mi vida”.

A continuación Cubahora les propone algunas frases que ilustran la similitud entre estos dos hombres, unidos por un mismo camino: la dignidad plena.

Tomado de Cubahora.cu
Share

Acerca de Diego

Radioaficionado, radioescucha de estaciones de radiodifusión en onda corta, en el XV Mandato Delegado a la Asamblea Municipal del Poder Popular en el Municipio Camagüey, Vice – Presidente del Consejo Popular Vigía – Florat y Presidente de la Comisión Permanente de Transporte y Comunicaciones de esta propia Asamblea Municipal, en el Mandato XVI solo fue delegado, es bloguero de Futuro,mi Cuba, Capital Humano y Cooperativismo en esta plataforma Reflejo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *