A debate

El silencio de un maestro

por 

Al iniciarse un nuevo curso escolar, el sistema educacional cubano suda frío. Comienza a contar cuántos le quedan en pie, cuántos sobreviven a la ardua tarea de educar cuando no todas las condiciones están creadas. Los más experimentados son los primeros que saltan a la vista, ellos sí se resisten a dejar el aula…, pero ante otra mirada, las imágenes se vuelven difusas, lejanas.

“No tuve otra opción. Varias veces intenté dejar esos estudios, pero con el transcurso de los años me sentía atraída, sobre todo, después de hacer las prácticas docentes en la Primaria de mi comunidad. Los niños llenaron mis vacíos, mi silencio…”, afirma Idolidia García Álvarez, recién egresada como técnico medio de la Escuela Pedagógica Octavio García Hernández, de Cienfuegos.

Unos 213 estudiantes de tal institución educativa serán los primeros graduados, después de su reapertura en 2010, lo cual “garantizará una cobertura total de maestros de la Enseñanza Primaria y de Preescolar a partir de septiembre próximo”, aclara la MSc. Yeneily Aloma Collado, jefa del departamento provincial de ese sector.

Con una matrícula de mil 104 estudiantes, la Escuela Pedagógica también prepara a los de Lengua Extranjera y de Especial, destinados para la formación del niño escolar.

Hasta la fecha, las escuelas primarias empleaban alternativas para mantener cubierta la necesidad de educadores, entre ellas, la contratación a otros especialistas o el metodólogo frente al aula. De tal realidad se desprendió la estrategia de formar maestros en un tiempo breve, pero no tan corto como sucedió con los llamados “emergentes”, quienes salvaron la situación a principios del 2000.

“Su formación es más completa, el plan de estudio está concebido desde una perspectiva integral si lo comparas con los ‘emergentes’. Ellos van a tener un sistema de superación montado en las escuelas, que les permitirá estudiar para los exámenes de ingreso. Además, el currículo tiene incluidas materias como la Psicología, Pedagogía…, las cuales les ayuda luego a dar sus clases. Otro beneficio de la Escuela recae en las prácticas docentes que ellos realizan en sus lugares de origen.

“Nos basamos en las urgencias de cada territorio para abrir las matrículas y, una vez, egresado vuelven a sus lugares de origen, por eso el impacto en la comunidad, principalmente en aquellas rurales donde no había maestro”, enfatiza el MSc.. Ovidio Ortiz de Armas, director de la Escuela Pedagógica.

Cierto es que durante conferencias de prensa y reuniones con representantes del Ministerio de Educación se pudo constatar el interés por que los jóvenes matriculados allí permanecieran y ganarán en orientación profesional, pues ellos queriéndolo –o no– ya estaban apostando por la única profesión que no puede morir en una sociedad.

PASOS HACIA EL AULA

“Me encanta tener una maestra joven, ella nos tararea canciones durante el recreo. Además da menos pena confiarle nuestros miedos, tiene más práctica con la tecnología…; ayer le conté que se me cayó el último diente”, afirma muy discretamente una alumna de la ENU Luis Alberto Turcios Lima, de San Fernando de Camarones, en Palmira, donde ubicaron tres de estos egresados.

Más del 70 por ciento del personal docente de la Enseñanza Primaria tiene una edad inferior a los 35 años y unos mil 208 están solos frente a una matrícula de 25 alumnos, pero todavía existen aulas donde hay 40 estudiantes, y en ellas se toma la alternativa de ubicar a dos educadores.

Durante el cuarto y último curso de los futuros maestros de la Escuela Pedagógica, tienen la posibilidad de realizar prácticas docentes, lo cual les permite desarrollar sus habilidades. También durante la carrera se les enfatiza la formación en valores, la didáctica y el idioma inglés.

“Tenemos previsto una serie de acciones para lograr índices de retención favorables, pues es nuestro interés que lleguen a licenciarse y que permanezcan en los lugares donde se ubicaron. Hablo de seguimiento, de flexibilizar su horario en el aula y así tengan tiempo de estudiar, autoprepararse… Ellos vienen a darnos la luz que tanto necesitábamos y como tal los queremos tratar”, aclaró Alfonso Efraín Cruz Ferreiro, subdirector de Educación Provincial en Cienfuegos.

Al decir de los directivos, si la experiencia recogiera los frutos deseados pasarían a las secundarias básicas los mejores de estas graduaciones.

“Creo estar entre esas. Quiero que mis alumnos se sientan orgullosos, darles cuanto puedo, porque sé que de mi depende también su futuro. Ahora necesito de la colaboración de la familia, la comunidad… Aunque te repito, cuando están mis alumnos, no siento silencio, no hay vacíos”, enfatiza Idolidia García Álvarez, y con ella se repite el sentir de la mayoría de esos egresados.

Las sudoraciones ahora pasarán al plano de la calidad del proceso docente educativo cuando se inicie el nuevo curso escolar. Ya está completa la cobertura profesoral en las primarias, mas dejarlos solos en el camino sería un suicidio irreparable.

Share

Acerca de Diego

Radioaficionado, radioescucha de estaciones de radiodifusión en onda corta, en el XV Mandato Delegado a la Asamblea Municipal del Poder Popular en el Municipio Camagüey, Vice – Presidente del Consejo Popular Vigía – Florat y Presidente de la Comisión Permanente de Transporte y Comunicaciones de esta propia Asamblea Municipal, en el Mandato XVI solo fue delegado, es bloguero de Futuro,mi Cuba, Capital Humano y Cooperativismo en esta plataforma Reflejo.

Comentarios Cerrados

Los comentarios están cerrados. No podrás dejar un comentario en esta entrada.